miércoles, 19 de abril de 2017

EL ASADO Y EL PODER.

Mi abuela Magdalena era la única que sabía cómo hacer un asado. Ningún hombre de la familia sabía. Nunca me enseñó.  Pero yo la veía hacerlo. Me contó que cuando era chica se había hachado un dedo cortando leña.  No le gustaba que me entrometiera. No hacía ningún misterio. Hacía asados.

Yo, a los catorce, un día tuve ganas de hacer un asado. Estaba en Bariloche. Agarré ramitas, piñas y carbón. Recordé como hacía mi abuela, teoricé y encendí el fuego. Aquella vez fue para calentar un pollo comprado en una rotisería el cual , al llegar al camping, se había enfriado ya. Esa fue la primera vez.

Pasaban los años y siempre que iba de visita, a algún asado, veía a los hombres merodear la parrilla, controlada por un hombre; y a las mujeres hacer ensaladas, poner la mesa, etc. 
Yo me agarraba un vasito de cerveza y me iba para el lado de la parrilla a hablar de temas importantes con los hombres.
Así aprendí que un buen asador es un tirano, "pica" primero y de la mejor parte. Decide los tiempos y es aplaudido por la masa de comensales.  Sí. Definitivamente yo quería ese papel para mí. El del mago que enciende la energía, y ofrenda un animal muerto, y transforma la muerte en vida.  
"la ensalada es para las vacas y... las vacas son para mí" .
En ese ritual de resurrección me hice sola. Y soy buena asadora, verdaderamente. 

Conocí un hombre, un día, era un muchacho en realidad.  Su padre no le había enseñado cosas de hombre.  Por no perder el poder lo había conminado a buscar el poder a través del intelecto.  No sabía encender el fuego, ni manejar un auto, ni un taladro, ni los nombres de las herramientas. Tampoco sabía preparar alimentos ni asar carne.  
Fui sensata y generosa. Compartí el poder. Le enseñé todas esas cosas que a mí me habían enseñado los hombres de mi familia.  También le enseñé las artes de asar, que había aprendido sola, teorizando, probando, practicando hasta ser experta.  Fuimos un equipo eficaz en todo lo que nos propusimos. El muchacho se hizo hombre y yo mujer y elegimos reproducirnos.
Nuestra hija nació hembra.  

Yo le enseño cosas, sobre el poder, sobre la autoridad, sobre el respeto y la confrontación, sobre las victorias y las derrotas. Acerca del asado y la responsabilidad que conlleva el poder; encarnar anzuelos y legitimar la autoridad; largar lentamente el embrague y frenar de golpe si hace falta, rápido va cualquiera, rápido se mueren pronto.  Le enseño a que se acostumbre a esforzarse mucho, a tener el control y nunca soltarlo.  
Eso es ser humano.  
Ahora resulta que parece que tratar de ser el mejor humano que uno pueda ser es hacer "cosas de hombre".  
A veces también le enseño que hay algunos hombres extraordinarios, pocos, es cierto, que han ido aún más allá. Que no se han conformado con ser hombres así nomás. Que han intentado llevar las cosas a la medianera del Olimpo.  Han intentado cambiar la faz de la tierra.  Ahí está la verdadera esencia del ser humano, más allá de algunas "cosas de hombre".
Así que a la chica le enseño de vez en cuando a aspirar a algo más que simplemente ser un hombre,


porque tal como dijo Napoleón Bonaparte "Hacer todo lo que uno puede es ser un hombre. Hacer todo lo que uno quiere es ser un dios."

martes, 20 de diciembre de 2016

ROBERTO ARLT . Sobre la Teosofía. De dónde salió el Astrólogo de Los Siete Locos.

Escribo a las apuradas para dejar anotado aquí la existencia de esta pieza de rompecabezas. Mme. Blavatsky criticada por Roberto Arlt.  Hilos invisibles y cruces misteriosos.  Lloro de emoción por la sorpresa que me causo hallar respuesta  a los siguientes interrogantes en el curso de mi recopilación de datos y preparativos para una novela.

Interrogaciones que hubiera querido hacerle a Roberto Arlt (entre otras miles, claro): ¿qué pensaba Ud. Arlt sobre el Delta en aquellos tiempos? Hay respuesta:

"Para sobrevivir en las islas hay que tener pasión por la libertad bucólica que nace de  la fraternidad con la tierra y el árbol.  Hay hombres que tienen la pasión del dinero que pueden producir el árbol sobre la tierra y esos están condenados a ver quebrados sus esfuerzos.  Podrían tener éxito en la llanura o en las montañas, nunca lo tendrán en el Delta."
"Allí fracasaron compañías organizadas para explotar la producción local.  El albardón, el pajonal, la laguna, la tierra floja que casi nunca soporta el peso de un tractor, las alimañas que se multiplican, anularon el esfuerzo de sociedades que para prosperar tienen que contabilizar el esfuerzo.  La pala y la guadaña de hoja corta son los únicos instrumentos que permiten abrirse paso en ese reducido espejo del infierno verde.
"De allí que las islas han sido colonizadas, no por hombres que pretendían enriquecerse, sino por hombres que querían vivir sin que les fatigaran la dignidad."

Ahora bien esta creí que era más difícil:  ¿qué pensaba Ud. Arlt de las ciencias ocultas? Hay respuesta, amigos: nos dejó un libro de sus años mozos.  De su experiencia en una secta.  Así inventó al Astrólogo.  ¿no es fascinante?
ARTL ROBERTO,  Crónicas Periodísticas. el Aleph, 1999

http://www.biblioises.com.ar/Contenido/800/810/3%20Roberto%20Arlt%20-%20Cronicas%20Periodisticas%20Argentino.pdf

viernes, 9 de septiembre de 2016

HIBANA SPARK una serie de Netflix hecha en japópn. Ampliar el universo de significados.


Estuve viendo HIBANA SPARK una serie de Netflix hecha en Japón.


Resultado de imagen para hibana sparks

Está buena.  Buenísima. No será fácilmente olvidada por mí.  Hibana Spark es "a la japonesa". La estética japonesa es atractiva por su simpleza, fuerza, precisión y profundidad.  Todo lo japonés lo veo así, como una katana: simple, fuerte, precisa y te corta profundamente, es dedir que cumple con lo que se supone que tiene que cumplir y de la mejor manera posible... eso es "a la japonesa".  No es una estética utilitaria, multiuso, frívola.  Esta serie es delicada y contundente, sin sangre, ni sexo ni lujo esplícito.

Hibana Spark te va a mostrar qué le pasa a los artistas cómicos de dúo stand-up (son tipo Abbot y Costello ¿se acuerdan?.. que en Japón es un género tradicional llamado "manzai") mientras viven sus vidas cotidianas e intentan hacer su camino artístico hacia el éxito, dando lo mejor de sí. Aunque preguntándose al mismo tiempo qué es lo mejor de sí, cuánto hay que arriesgar para ser la mejor versión de sí mismos.  ¿Obedecer al público? ¿Obedecer a los productores de televisión? es un arma de doble filo. Sos artista entonces tu arte debe ser el mejor que puedas hacer en este momento. Es mejor arriesgar que copiar a otros.  Kamiya lo dice: "si no arriesgas no podes ser bueno".  Todo esto no son sólo palabras y es más picante en el contexto de que el fracaso en este género es la ruina total.
Resultado de imagen para hibana sparks

Todo esto no lo ví en el primer capítulo, la verdad, éste me aburrió bastante. No entendí de qué se trataba. Pero como le tengo fe a los japoneses no abandoné.  Como disfruto de sus producciones artísticas le puse voluntad. No diría que fue "atrapante" sino más bien que la presentación del tema fue magnética.  Era un aburrimiento misterioso, con fines estéticos,  que te hacía sufrir acompañando esas vidas opacas.  De manera tal que todas las noches quería volver a encontrarme con Tokunaga y el señor Kamiya,  a ver qué hacían.  Me dejé llevar por el ojo de la cámara y miré a estos tipos, que mostraron la profundidad de sus almas en sus repetidas borracheras y caminatas.  Los personajes son mostrados con una sinceridad absoluta.  Tan parecidos a muchos tiernos amigos borrachos que conozco.  Después de un tiempo de recorrer los bares y compartir sus conversaciones uno se da cuenta de cuál es el nudo, el conflicto existencial de estos dos artistas cómicos, que se van haciendo amigos delante de nuestros ojos.

La serie nos da visualmente una textura muy contemporánea.  La alternancia entre exteriores  e interiores y el ritmo son impecables medios expresivos del director. Por ejemplo, recurrentes y yuxtapuestos momentos en bares llenos de gente y calles vacías.  
Resultado de imagen para hibana sparks
Aunque uno podría creer que te vas a reír de lo lindo, ya que  HIBANA Spark es la vida de un cómico de manzai que intenta llegar al estrellato -como te dice netflix-, estos cómicos no te hacen reír en absoluto al principio.  De hecho, luego de varios capítulos, uno se pregunta si acaso toda la comedia japonesa es tan poco graciosa. Sumado esto a que los problemas que suscitan los juegos de palabras son insalvables.  Pero la "gracia" está ausente a propósito de las rutinas y se va incrementando mientras avanza la historia.
El uso del texto cómico en otros contextos no-cómicos es genial.  Por ejemplo: repeticiones del mismo texto en distintas circunstancias, o un ensayo que parece una pelea y que en realidad es el verdadero acto y -lo mejor-, ya llegando al final, tuve la increíble experiencia de reír y llorar al mismo tiempo: no ese llorar de risa, sino llorar de pena y reír de la gracia que causaba la situación.  La tensión dramática que se juntó en los ocho capítulos anteriores causaron que esa escena fuera tan sublime.
Resultado de imagen para hibana sparks
Gracias a los medios sociales y la internet vivimos sin duda la expansión cultural de nuestras mentes, y de nuestras existencias materiales. Hoy podemos disfrutar como nunca las pasiones y sentimientos de los personajes de culturas diferentes, casi como propias.  Esto ocurre en la medida en que aquellos "otros" pasan  a ser "nosotros": comienzan a formar parte de nuestro círculo cultural, y ahora los entendemos aunque en su diversidad.
 
Por internet podés enterarte sobre el lenguaje corporal, las comidas, las costumbres. Pero ahora, en Netflix podés ver "en acción" cosas tan raras como que los japoneses no se besan en la boca en público, o como que raramente se tocan, o como que consideran que no hay que incomodar a los demás contando problemas de uno, o como que te van a explicar algo doloroso sonriendo para hacerte el menor daño posible.  En japón la pasión está pero no es correcto para ellos mostrarla, así que vemos el arte de comunicar de otras formas aquello que no pudieron decir con simples palabras, gestos o besos.  Esas cosas tan raras forman parte de la historia, y uno las va entendiendo, y sufriendo con los personajes hasta hacerlas propias.

Me viene a la mente que Borges, extremo él, gustaba de los japoneses. De hecho arriesgó mucho al escribir 17 haiku.  Acá va uno (hoy Borges está a dos clik de distancia..¿viste?)
"La vieja mano
sigue trazando versos
para el olvido."
¿Cómo es que entendemos esto que escribió? ¿Desde dónde lo leemos?, o -permitime el atrevimiento- ¿con qué se come esto? ya que en el momento que es leído pasa a formar parte de nosotros, así, orgánicamente. 

Ampliar el universo de significados, eso es lo que nos ofrece Hibana Spark a la humilde gilada... ¡casi nada!


sección "te ahorro la búsqueda"
HIBANA SPARK https://en.wikipedia.org/wiki/Hibana_(Spark)
"MANZAI" Género cómico japonés  https://en.wikipedia.org/wiki/Manzai
ABBOTT AND COSTELLO dúo cómico estadounidense https://es.wikipedia.org/wiki/Abbott_and_Costello
HAIKU poema japonés https://es.wikipedia.org/wiki/Haiku
BORGES J.L. 17 haiku https://pequeniosuniversos.wordpress.com/literatura/los-haikus-de-jorge-luis-borges/
GILADA: nombre femenino. 1.Arg. Urug. coloquial. Conjunto de personas que se comportan de manera estúpida. "hade una semana que duermo dos horas y como sandwiches para que la gilada tenga fiesta y usted me niega un autógrafo"// 2. Arg. Urug. coloquial. Dicho o hecho tonto.

Si tenés netflix podrías verla.
https://www.netflix.com/ar/title/80095626

TANGO El paso inexorable del tiempo.

Escuché algo interesante. "el hombre llegó a la luna 70 años después apenas de haber hecho su primer vuelo a motor".  Suponiendo que llegó.

Hoy traigo una comparación entre tres momentos de la historia de este tango instrumental que por algún motivo me fascina.  

1928
OSVALDO FRESEDO

1:06 unas notas del piano como contestación a los violines. En ese momento se da una pequeña melodía, dos compases apenas muy extraña y original. 
1943
DI SARLI


1:38 melodía del piano

HORACIO SALGÁN (NUEVO QUINTETO REAL)

https://youtu.be/QAsj7W-Gbaw

Salgán y sus amigos repensó todo.
Ritmo, desplazado de los acentos.  (2:06 el momento más notable, casi marchita brasileña)
Orquestación, sólo 5 instrumentos. Una idea de solistas actuando en conjunto. Pequeñas modificaciones de la melodía. Deja la posibilidad de alternar el uso de la melodía para cada

miércoles, 17 de agosto de 2016

EL VERDADERO ZODIACO OSCURO: SIGNO PIOJO

EL VERDADERO ZODIACO OSCURO:  SIGNO PIOJO

La rueda oscura de los signos nos muestra el signo PIOJO del 21 DE JUNIO AL 21 DE JULIO.
En realidad uno podría caer en este signo del zodíaco oscuro aunque hubiera nacido en cualquier momento del año si se comportara por mucho tiempo como un nativo de este signo.

El Piojo niño es pedigüeño y llorón.  Sin importar cuanto consiga quiere siempre más.  Suele juntarse con otros amiguitos de su signo y provocar grandes dolores de cabeza a padres y maestros

Ya adolescente el piojo típico es sucio claro, pero sobre todo vividor y vago.  No suele moverse de su habitación ni de los lugares que tiene obligación frecuentar.  Se mueve lo menos posible y utiliza todo tipo de trucos para no tener que hacer tareas que se le encomiendan.

La mujer piojo es una madre prolífica, molesta y abandona pronto a sus hijos a su suerte.  Cuando ve su casa muy llena de "gente" aunque sea su familia, emigra.  Generalmente estas mujeres piojo forman varias familias con muchos padres ausentes.

El hombre piojo es ... como decirlo... vago y chupasangre. Suele vivir de su mujer, no es fácil que preste dinero,  le gusta tener un grupo grande de amigos que le solventen también sus gastos.

El viejo piojo es un miserable de proporciones.  Generalmente con grandes familias de piojos que se sacarán los ojos el día que tengan que heredarlo, sólo si tiene algo que dejar, es cierto.  Pero, en fin.. Los crió piojos.  Esta excusa es utilizada por el viejo Piojo para no prestar, adelantar, regalar ni apoyar a nadie financieramente, sea amigo, familia o conocido.  Tal vez morirá el piojo seco, sin un mango, con la alegría de haber succionado todo lo posible de las personas que alguna vez conoció.

miércoles, 29 de junio de 2016

Como recuerdos no tengo, con los tuyos me entretengo. Un repaso por la militancia ganada en la década perdida.

Cuando somos conscientes del paso del tiempo, entonces pensamos en la propia muerte.  Los recuerdos tienen ese atractivo dramático de ponernos en protagonistas del paso del tiempo.  Las fotos viejas,  las viejas canciones,  los pasajes de tren, de cartón, muebles y demás son las evidencias materiales de lo ya pasó. Estamos tentados a recordar cuando contabilizamos años en nuestro almanaque.  A todos les pasa y les pesa.

Se puede vivir de recuerdos.  Por ejemplo, hacer negocio con el "revival".  No me gustaba el programa de Mochín Marafiotti, tenía algo de almíbar en exceso su voz que me causaba desconfianza.  Y ponía demasiados discos de Violeta Rivas.  No tengo nada contra Violeta Rivas tampoco tengo la certeza de que figurara más en la programación musical que otros artistas, pero eso me viene a la mente.
Por qué no ponía a los beatles, o a los rolling, o a credence... o a los doors? Acaso no entraban en la premisa de música de los 60 y 70 que pregonaba su programa?.  Mi mamá me explicaba que ciertos nacionalismos habían causado que la música de esa época en Argentina, la que salía por las radios para la masa, fuera sólo en castellano, es decir no mucho más que el Club del Clan. Sandro y Palito. También había algunos extranjeros en la programación: artistas latinos: Quique Guzmán, y el Cuarteto Imperial; artistas italianos recuerdo la impresionante voz de Mina, o la particular -no se me ocurre otro calificativo- Rita Pavone; artistas yankis también Billy Halley o Little Richard -al que Mochín llamaba "Ricardito".    Todo aquello era muy infumable para los jóvenes de los 80.
Así era el DJ Mochín.  Y así eran los recuerdos que tenía la generación que había vivido su juventud en los 60 en nuestro país.  Prosperidad, twist, rock, cumbia, peinados batidos, saco y corbata pero informal, sin sombrero.

Mientras aquellos ex jóvenes de los 60 recordaban, avanzaban los 80, los 90, mi propia adolescencia y juventud. Como una repetición infinita recuerdo a otros recordar pues ahora transito mi propio tiempo de explorar el pasado y recordar. Recuerdo los 80, con mucho gel en el pelo, mucho cigarrillo, con mucho Soda Stereo, Sumo...
Me recuerdo descubriendo los horrores habían ocurrido antes del 83. Expulsados de Malvinas por los británicos, sin embargo invadidos por la new wave y adorando bandas británicas, sus modas, sus looks.  Un mundo con racismo, homofobia y otras salvajadas.  Banderas de la confederación norteamericana, o la Union Jack inglesa en las mochilas de los estudiantes. Vimos caer el muro de Berlín transformado en un mega evento televisivo. La magia de Roger Waters (¡qué tenía que ver!) derrumbaba el muro al final del recital.  Y descubrimos que como venía la mano, nuestro destino sería hiperinflacionar.  Y así se dió  hasta que implosionamos creando un hoyo negro de convertibilidad.

Vinieron los 90 y la convertibilidad -debía ser un remedio temporal, un chubasco de verano- pero había que garantizar el voto cuota.  La situación perduró hasta que fue la fuerza más destructiva de la naturaleza argentina.  En ese horizonte de sucesos de ese hoyo negro nos estiramos, nos agarramos del borde y finalmente caímos en la oscuridad.
 Y sí,  se chupó todo: las telefónicas, gas, agua... todas las empresas del estado hasta Y.P.F.  Así se derrumbó la sociedad que quería comprar licuadoras en cuotas.  La educación,  la salud,  el empleo, la industria... las promesas de Alfonsín "con la democracia se come, se cura y se educa" se desvanecieron.

Doce años después...  los pusilánimes jóvenes del 90 lloran al líder muerto y a la lidereza viuda.

Esto es posible debido a que los que eran jóvenes en los 90 no recuerdan los 90.  Y a falta de recuerdos se han apropiado y han reciclado los 70 como un recuerdo propio.  Han construido una narrativa mitológica.  Sustitución de identidad.  Están convencidos de que si hubieran existido en los 70, hubieran desaparecido.  No se les puede preguntar qué hacían en los 90 que no estaban luchando, se enojan, se ofuscan, niegan cuando se les menciona el menemismo, el hoyo negro.  (Me suena a un extraño evento cuántico social, o a la teoría de la cuerda cósmica social, o a agujero de gusano social... o a una abducción alienígeno-social...  recuerdos que desaparecieron en los 90 y reaparecieron en los 70.)

Es deseable hoy tener un combinado, discos, una máquina de escribir, sillas escandinavas, lámparas de pie. Todo para dar escenario a una farsa. Una escena ambientada en la Argentina de los oscuros tristes y malditos años 70.  Una escena cinematográfica en blanco y negro, en silencio, donde el protagonista ocacional se puede acurrucar en un sillón antiguo de la abuela a leer un "operación masacre" por ejemplo.

Es falso y ridículo. Encima es como un Kitsch al "vesre":  no son cosas baratas que imitan lujo para ostentar.  Son cosas que fueron caras, por eso sobrevivieron porque eran buenas.  Y es insólito ver esas cosas que fueron lujosas que hoy se vuelven símbolo de una especie de edad de oro de la lucha social, de la búsqueda de la justicia y equidad, de la aniquilación del enemigo imperialista, recamo de derechos para el pueblo, la construcción de un "nosotros".  Es como que se han tropezado en su apurado, improvisado y alocado -también repentino-  "exceso de pensamiento" como dijo aquel nefasto militar entrevistado por la tv en la época militar que aparece en "la república perdida" como emblema de "lo bruto".
Esta reciente construcción de "nosotros" está formado por nuevos militantes, sobreactuados hippies, pseudo progres.  

Es increíble ver gente que en los 90 no hizo nada, miraron pasar su adolescencia, su tiempo de ser rebeldes, revolucionarios, con desidia.  Gente que cuando se le hablaba de política se aburría o no entendía.  No quería entender.  Gente que le molestaban las protestas del centro de estudiantes.  Esto lo viví, no me lo contó nadie.  Gente que despreciaba el folklore, o en el mejor de los casos lo disfrutaba a escondidas.

Hoy, esta gente de mi edad finalmente tiene esa pulsión por el recuerdo, como todos.  Pero cuando se pone a rebuscar no encuentra nada en su cabeza pues entonces estaba hueca.  Lo poco que encuentra lo tiene que re significar porque no le cierra por ninguna parte, no se acuerda de dónde estaba o cree que era demasiado joven y recuerda mal.
Hoy esa gente necesita un pasado mítico y truculento para construir recuerdos, que le digan, que le presten algo para ponerse en mente, porque nada hay.

Tal vez sí hay.  El recuerdo de que realmente les chupaba un huevo la política, la igualdad, la equidad, los planes "trabajar de menem" las plazas de los jubilados, la carpa docente... Puta! sí que había agenda para salir a protestar.

A no enojarse.  Esto que yo veo lo deben ver miles. No sé que curso de acción deben seguir, ya tengo bastante con mi cinismo que me mantiene en la inmovilidad como otro tipo de desperdicio de esa época decadente,  que flota en la nada como un sorete en el riachuelo.


No estoy tan mal como para exigir nada a  los tiempos venideros y estoy bien como para necesitar convertirme en miembro de la vanguardia iluminada.




jueves, 5 de noviembre de 2015

SARMIENTO El camino del lacio en pdf

En la página del museo Casa Natal de Sarmiento, encontramos toda su obra digitalizada y libre, como el viento para leer en pdf, epub, etc
Este link es al tomo 26 donde se encuentra el carapachay.
https://ia801409.us.archive.org/25/items/obrassarm26sarm/obrassarm26sarm.pdf

Acá Sarmiento al re-palazo después de la batalla de Caseros en 1852, jeje.


Sarmiento
por Jorge Luis Borges
Su obstinado
Amor quiere salvarnos. Noche y día
Camina entre los hombres, que le pagan
(Porque no ha muerto) su jornal de injurias
O de veneraciones. Abstraído
En su larga visión como en un mágico
Cristal que a un tiempo encierra las tres caras
Del tiempo que es después, antes, ahora,
Sarmiento el soñador sigue soñándonos.